contador de visitas Personas sueñan conmigo ~

Si te gusto mi blog seguime, gracias :)

1 de septiembre de 2010

Hablamos muchos, pero no siempre entendemos el valor de las palabras.

Una palabra puede ser más potente que una lluvia de misiles, porque una palabra dicha, o no dicha, gritada o susurrada puede desatar una revolución.

Uno no se da cuenta de todo lo que tiene para decir
hasta que empieza a decirlo.

Las palabras están ahí, atrapadas en tu cabeza, quieren salir, quieren ser dichas, quieren ser gritadas.

Para eso sirven las palabras, para ocultar lo que sentís.

Uno cree que las palabras dan respuestas, pero dan algo más poderoso:
preguntas.

Decir algo es muy potente, pero más potente aun es no decirlo. Porque
el silencio también tiene palabras, pero son palabras guardadas, elegidas, que esperan pacientes el momento de ser reveladas.

Pero las palabras cuando llegan te
despiertan.

Las palabras pueden distraer,
engañar.

Las palabras son pensamientos que se convierten en
acción.

Las palabras están ahí, vírgenes, listas para ser usadas.

Las palabras provocan, inquietan, movilizan.

¿De quién son las palabras que decimos? ¿A quién pertenecen? ¿A uno, a varios o a todos?

¿De qué sirven las palabras si uno las dice y
nadie del otro lado las recibe?

Sin palabras no hay silencios. Y sin silencios no hay palabras.

Muchas veces no sabemos
por que callamos, y muchas más no sabemos por qué hablamos.

Estamos en silencio, guardándonos las palabras hasta que algo,
alguien nos hace hablar.

Hay tantas palabras, Y sin embargo
muchas veces nos quedamos mudos, sin saber que palabra usar.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero
cuando una palabra tiene valor puede contener mil imágenes.

Hay que creer y confiar en el valor de las palabras.

Páginas vistas en total